Noticias de Espectáculos, Recitales y Teatros!

  • Miércoles 23 de Octubre, 12:53 hs.

Las mejores canciones de Iron Maiden

Tras la presentación en Córdoba, la banda tocará el martes en Buenos Aires. Repasamos sus temas más destacados. Sus letras, su música y su influencia a nivel mundial la colocan como una de las 4 bandas más importantes en la historia del metal junto a Black Sabbath, Judas Priest y Metallica

Imagen principal noticia

Claro está que se trata de una nota en la cual mi subjetividad jugará un papel importante. Cabe destacar que Iron Maiden ha sido la primera banda del género que escuché, mi primer amor y, a mi entender, la mejor del metal. Es por ello que dentro de su nutrida discografía, tal vez cometa el sacrilegio de obviar algunas obras monumentales para varios seguidores, pero que jamás llegaron a agradarme del todo. ¿Por qué Iron Maiden es tan grande? Porque desde un principio fue distinta a todas. Acompañado por su mascota Eddie, el grupo británico irrumpió a fines de los '70 en medio de la oleada punk, sin embargo no despegó hasta el cambio de cantante en 1981, cuando Bruce Dickinson reemplazó a Paul Di'Anno. A partir de aquí, es historia conocida, un álbum más exitoso que otro, un quiebre con lo que se creía que era el heavy metal en esa época y una demostración mundial de lo profundas que podían ser las letras y la composición en una banda pesada.

Desde la Batalla de Balaclava entre rusos contra turcos, franceses y británicos, hasta la historia de Alejandro Magno, pasando por cientos de homenajes a clásicos del cine y la literatura, Iron Maiden se encargó de refundar el estilo y darle un sentido culto al metal desde la lírica sumado a una intencionalidad directa y veloz sin necesidad de ser extrema, desde su música. El galope en el bajo de Harris, la fusión de guitarras entre Smith y Murray, el ritmo descalzo de McBrain y la figura inconmensurable del alquimista Bruce Dickinson, marcó a más de tres generaciones.

Tan sólo 18 canciones no podrían cubrir el amplio panorama de variantes que nos ofreció La Doncella de Hierro en toda su carrera, pero quizás sí sirvan para dar un pantallazo de sus cimientos, su versatilidad, su increíble lírica y, por sobre todas las cosas, su majestuosidad.

 

"Prowler" (1980 – Iron Maiden)

Con el tiempo disfruté mucho más del paso de Di'Anno en Iron Maiden, cuando no lo comparé con Dickinson. El caudal vocal entre ambos tiene un abismo de distancia, pero no así la entrega y la pasión que brindaba cada uno. En la primera canción oficial de Maiden en un LP, encontramos a un Paul Di'Anno cantando como desaforado y los primeros indicios de lo que podían hacer dos guitarras juntas, en este caso con Dave Murray y Dennis Stratton.

"Flight of Icarus" (1983 – Piece of Mind)

El tema trata sobre el insistente debate de la rebeldía adolescente ante los parámetros establecidos por los adultos. Según el mismo Dickinson, está basado en el mito de Dédalo y su hijo Ícaro, quienes hicieron alas de cera y plumas. Ícaro finalmente murió debido a que voló muy cerca del sol, lo que produjo el derretimiento de las alas, por ende, su caída.

"The Number of the Beast" (1982 – The Number of the Beast)

Una obra maestra de todos los tiempos, considerada como una de las mejores canciones en la historia del metal. Desde su comienzo, con la narración de un fragmento del Apocalipsis por parte del actor y director Barry Clayton, hasta los arañazos que le impregna Dickinson en la voz, The Number of the beastes una de las más aclamadas por los fans. Harris admitió que escribió la canción a partir de una serie de pesadillas que sufrió tras leer el poema "Tam O Shanter" de Robert Burns.

"The Evil That Men Do" (1988 – Seventh Son of a Seventh Son)

Pieza clave del álbum conceptual Seventh Son of a Seventh Son que relata la historia de un clarividente, desde su nacimiento hasta su muerte. Precisamente en este pasaje, Harris, Dickinson y Smith exploran lo que hay más allá...en la otra vida. El nombre del tema hace referencia a una cita de Marco Antonio enJulio César, de Shakespeare.

"Heaven Can Wait" (1986 – Somewhere in Time)

Plagada de guiños a la historia del grupo, la portada está considerada como una de las mejores del metal. "Heaven can wait" experimenta las sensaciones de un hombre que está al borde de la muerte. El coro fue ideado en el "Tehe's Bar" y cada vez que se interpreta en vivo, suben al escenario colaboradores del grupo y fans (entre los que una vez, afortunadamente, me encontré yo).

"Aces High" (1984 – Powerslave)

En otra de las enseñanzas históricas que nos brinda Harris, Iron Maiden relata las hazañas de un piloto de la Royal Air Force británica ante las fuerzas alemanas durante la Segunda Guerra Mundial. Si algo negativo le podemos encontrar a esta majestuosidad es que en el presente, Dickinson no alcanza las notas que disparó gracias a su registro hace 30 años.

"Die With Your Boots On" (1983 – Piece of mind)

Maiden se apropia de una frase más que conocida para aquellos corazones persistentes y tenaces. De todas formas, el contexto es bastante distinto. Aquí, se hace referencia a una serie de predicciones de Nostradamus en las que mejor no ahondar para evitar volvernos locos.

"Wasting Love" (1992 – Fear of the Dark)

Y sí, a La Doncella le resultó imposible evitar caer en el mundo de las Power Ballads, hasta ese momento siempre las esquivó...Básicamente, Bruce Dickinson y Janick Gers aconsejan no desperdiciar tiempo con alguien que nos quiere.

"Hallowed Be Thy Name" (1982 – The Number of the Beast)

Durante muchos años fue la canción de cierre en sus conciertos. Argumentos necesarios para considerar a Maiden como una banda seria, fuera de lo común para esa época. Aborda las sensaciones de un hombre a punto de ser ejecutado.

"Rime of the Ancient Mariner" (1984 – Powerslave)

Otra de las más grandes y épicas canciones del grupo, basada en el poema de Samuel Taylor Coleridge que cuenta las historias de un marino durante uno de sus largos viajes.

"Moonchild" (1988 – Seventh Son of a Seventh Son)

Así comienza el mejor disco, en mi opinión, de Maiden. Se cree que es el nacimiento del clarividente y protagonista de la historia, pero que a su vez, contiene muchos pasajes similares al ritual de "El Liber Samekh" de Aleister Crowley.

"The Trooper" (1983 – Piece of mind)

Quizás, su tema más famoso. Polémico en Argentina, debido a los problemas que ha tenido Dickinson al flamear la bandera británica mientras lo canta pero más allá de esa tontería, aquí Harris comenzó a imponer su estilo de galope. Es un relato increíble sobre la Batalla de Balaclava ocurrida en 1854, en el marco de la Guerra de Crimea, que enfrentó a rusos con turcos, franceses y británicos.

"Out of the Silent Planet" (2000 – Brave New World)

Significó el regreso de Bruce Dickinson y en consecuencia, la reaparición de Iron Maiden en el top 3 mundial. Brave New World no sólo es uno de sus mejores discos por la variedad y nivel de las canciones sino porque el contexto no era el más favorable para el metal clásico: Auge del ñu metal, consolidación del power metal europea y decadencia para  de Clive Staples Lewis y a la película Forbidden Planet de Fred McLeod Wilcox. El último gran álbum de La Doncella.los grupos históricos. Esta pieza es una referencia a la homónima novela.

"Can I Play with Madness" (1988 – Seventh Son of a Seventh Son)

Está basada en una canción compuesta originalmente por Adrian Smith bajo el nombre de "On the Wings of Eagles" e intenta develar el futuro del protagonista con la ayuda de una bola de cristal y de un viejo profeta.

Párrafo aparte para la actuación en el videoclip del inmortal genio Graham Chapman de los Monty Python, en una de sus últimas apariciones públicas.

"Revelations" (1983 – Piece of mind)

Primer álbum para el baterista Nicko McBrain y primera canción con autoría total por parte de Bruce Dickinson. Una obra maestra con variedad de paisajes y un riff contundente. Según cuentan, el tema iría dirigido a la obra del ocultista Aleister Crowley, aunque Dickinson jamás se refirió al respecto. Lo que sí está demostrado es que aquí vemos una de los primeros indicios de la capacidad del cantante, con una cita al escritor G. K. Chesterton y un contenido oscuro que profundizaría más tarde, sobre todo, en su carrera solista.

"Alexander the Great" (1986 – Somewhere in Time)

Una nueva demostración de la devoción que sentía el grupo por la historia. Las aventuras del gran conquistador macedonio son evocadas en una de las canciones más mágicas de Iron Maiden. La fuerte presencia en las guitarras de la dupla Murray - Smith y el redoble militar de Nicko McBrain la convierte en una pieza fundamental para entender al grupo.

"Wasted Years" (1986 – Somewhere in Time)

Para muchísimos seguidores, esta es la mejor canción del grupo. Un ajustadísimo comienzo en la guitarra de Adrian Smith es el presagio a una bocanada de perfección, sobre todo en el estribillo, marcado quirúrgicamente por la voz de Dickinson. "Entiende: No pierdas tu tiempo buscando siempre aquellos años perdidos. Enfréntalo y pon los pies sobre la tierra, date cuenta que vives en los años dorados ", nos recomienda. ¿Cómo no amarlos?

"Infinite Dreams" (1988 – Seventh Son of a Seventh Son)

Aborda la historia del protagonista del disco y de cómo comienza a dilucidar lo que ocurre después de la muerte. A mi gusto, lo mejor que ha compuesto Iron Maiden durante toda su carrera. Las palabras, sobran.

 

Fuente: Infobae Teleshow

Otras noticias que te pueden interesar